Logo Expedición, 25 Kb. PULSA PARA AMPLIAR


La Ciencia


Durante los meses de verano de 2000 el Sol entrará en su 23º período de máxima actividad desde mediados del siglo XVIII, que es cuando se empezó a registrar ésta. La actividad solar se define a partir del número de manchas solares detectadas sobre la superficie del Sol. Al acercarnos al máximo el número de manchas va creciendo como puede observarse en el gráfico que mostramos a continuación (pulsa sobre él para verlo más grande).

Predicción de manchas solares, 50 Kb.

A partir de una estadística de los últimos 200 años se conoce que los máximos solares siguen una periodicidad de aproximadamente 11 años, como puede verse en la siguiente figura.

Ciclo solar, 23 Kb.

Una de las consecuencias de los máximos solares es que el Sol incrementa la emisión de partículas elementales muy energéticas (el viento solar) en lo que se conoce como tormentas solares. Las principales repercusiones de los máximos solares en la Tierra son las siguientes:

  • Interferencias en las redes de comunicación (terrestres y satélites).

  • Problemas en el suministro eléctrico.

  • Efectos en el clima terrestre.

  • Alteraciones del campo magnético de la Tierra.

  • Efectos en los astronautas.

  • Aumento de la frecuencia y luminosidad de las auroras.

Es conocido que en el último máximo solar, ocurrido en el año 1989, y durante intensas tormentas solares, varias ciudades del norte de los Estados Unidos tuvieron graves problemas en el suministro eléctrico. También varios satélites sufrieron anomalías temporales en el transcurso de las citadas tormentas.

La relación entre la actividad solar y el clima terrestre es un tema a debate en los últimos años. Hay indicios que hacen pensar que durante los mínimos de actividad solar la Tierra sufre un enfriamiento. Entre los años 1645 y 1715 se cree que existió un mínimo solar prolongado (el llamado mínimo de Maunder) que provocó una pequeña edad de hielo en el planeta, con efectos constatados en el Norte de Europa.

Banda Auroral, 30 Kb.Finalmente, durante los máximos solares hay un aumento del viento solar y, por tanto, crece el flujo de partículas elementales que al llegar a la Tierra son dirigidas hacia los polos magnéticos provocando, al interaccionar con la atmósfera terrestre, las auroras boreales(hemisferio norte) y las auroras australes (hemisferio sur). Como puede observarse en el gráfico de la izquierda, la mejor zona para la observación de las auroras boreales se localiza en un circulo (zona verde) alrededor del polo norte geográfico (entre 60 y 70 grados de latitud norte). Debido a que el polo norte magnético se encuentra situado al norte de Canadá, el sur de Groenlandia es una de las mejores plataformas de observación. Bahía de Tasiusaq, Groenlandia

Las auroras están formadas por inmensas cortinas luminosas, rápidamente cambiantes y de varias tonalidades. La aurora adopta una gran variedad de formas, entre ellas las siguientes: el arco auroral, un arco luminoso que cruza el meridiano magnético; la banda auroral, que suele ser más ancha y mucho más irregular que el arco; los filamentos y luces ondulantes perpendiculares al arco o a la banda; la corona, un círculo luminoso cercano al cénit; las nubes aurorales, masas nebulosas difusas que pueden aparecer en cualquier parte del cielo; el brillo auroral, un fenómeno luminoso situado a gran altura sobre el horizonte, con filamentos que convergen hacia el cénit; y cortinas, abanicos, llamas o luces ondulantes de distintas form

as. La emisión de luz se produce en la baja atmósfera (entre 100 y 400 km.) y se debe a los choques del viento solar (esencialmente electrones) con átomos de oxígeno (tonos verdosos) o moléculas de nitrógeno (tonos rojizos).

 

Como hemos visto, el ciclo de actividad solar es de aproximadamente 11 años y, por tanto, durante el año 2000, momento en que nuestro astro rey volverá a tener máxima actividad, las auroras volverán a mostrar una inusual fuerza y belleza en las tierras polares. Por ello, Shelios estará allí.

Durante la expedición tendremos información diaria de la actividad solar. La observación de las auroras nos permitirá comprobar las posibles correlaciones con tormentas solares sucedidas horas antes.

Ir a página preparada para imprimir Ir a principio de página

Última actualización: 27 de agosto de 2000.

© Coyright 2000, Shelios®

Shelios®